Please follow and like us:

 

“La división del poder es la base del gobierno civilizado”.

Carl Friedrich

 

¿Es usted un militante disciplinado que vota por su partido, no importando a quién postule o tiene la capacidad de ver más allá de la propaganda y los colores?

Por: Richard Shaw

El término voto cruzado fue acuñado por el sociólogo Artemio López, y se refiere a la acción de votar por candidatos que pertenecen a diferentes partidos políticos.  En Guatemala, la poca oferta electoral de calidad ha empujado al electorado a una evidente migración de partidos y a considerar el no votar o votar nulo.

El fenómeno del voto cruzado se va a dar hoy más que nunca en las votaciones, las opciones tanto de presidente como de alcalde y diputados han generado un personalismo muy marcado en varias regiones del país.

Un ejemplo de este voto cruzado es la capital, en donde el elector se encuentra sumergido bajo toneladas de propaganda política personalista. Por ejemplo, un votante podría votar por Manuel Baldizón para presidente pero por Álvaro Arzú para alcalde o por Jimmy Morales para presidente y por Tono Coro para alcalde…  La oferta es variada y puede dar sorpresas.

La intensa campaña del ex presidente Alfonso Portillo, quien es la figura central del partido TODOS, puede que jale un buen número de diputados,  pero eso no significa que los simpatizantes del Pollo le regalen su voto a Chalo Sosa, quien es una sombra anónima al lado del ex mandatario.

El resultado de un voto cruzado y más independiente es la sana división del poder.

El columnista de el Periódico, Luis Figueroa, hace algunos años se refirió al voto cruzado en su columna Carpe Diem, diciendo que: “Lo que verdaderamente importa son las personas, no las organizaciones políticas”, con lo cual yo estoy completamente de acuerdo. El columnista también citó a Alexis Tocqueville, quien nos advirtió en contra la tiranía de la mayoría en la democracia y enfatizó que la división del poder protege a las minorías. Sobre esto, también Carl Friedrich dijo: “la división del poder es la base del gobierno civilizado”.

Las listas de diputados impuestas a las bases y negociadas por prebendas económicas, no reflejan los liderazgos reales de una región, y mucho menos garantizan la capacidad y preparación de los candidatos.

Es cierto que la capacidad de maniobra de un partido se reduce cuando en el Legislativo no tiene mayoría,  pero eso es positivo pues obliga a crear consensos, a crear puentes de diálogo, aunque también a veces se preste a la puerca compra y venta de voluntades.

Durante la presente legislatura hemos visto cómo los partidos de oposición han generado un estancamiento de la agenda legislativa y se comenta que hay diputados que no levantan la mano si no hay pisto de por medio. ¡Esto es detestable pero real…! ¿Y ante esta realidad, qué hacer?, pues como dijo J. Smith: “Los males de la democracia sólo se curan con más democracia”. Los guatemaltecos  tenemos que seguir evolucionando y escogiendo cada vez mejor a nuestras autoridades.

La reforma de la Ley Electoral, el rescatar propuestas como la de la votación uninominal podría mejorar la calidad moral y académica de  los legisladores y autoridades municipales y este debería ser el punto de referencia del electorado, sin embargo, a veces el votante empujado por la “ola partidaria” y la simpatía del líder nacional,  le otorga su confianza a un solo partido.

Reconozco los riesgos de un voto cruzado en una sociedad como la nuestra, en donde la corrupción es el pan nuestro de cada día y sé que para un presidente es difícil gobernar sin mayoría legislativa; pero aunque difícil y controversial, le apuesto al diálogo y al consenso, por eso creo en el voto pragmático e inteligente ¡YO VOTO CRUZADO!

———————-rompe texto——————–

—————————————–cápsulas—————————————–

Democracia y castigo electoral

Estoy cansado de oír la quejadera de los que no participan, estoy cansado de oír teorías de complots para evitar que llegue Baldizón, para meterle zancadilla a Sandra o evitar que Jimmy dé la sorpresa electoral.  Si no estamos de acuerdo, si no nos caen bien, si nos parecen ladrones, en fin, si no vemos una salida al sistema, pues entonces luchemos dentro del marco de la ley para cambiar los resultados. Atrasar las elecciones no es la salida de los problemas nacionales, hay que cambiar no sólo las reglas del juego electoral sino también debemos cambiar nuestra apatía y participar constantemente y no sólo por moda. Apliquemos el castigo electoral a los corruptos y pensemos bien el voto.

La CICIG  y el MP están de moda

Yo entiendo que en estos momentos es “políticamente correcto” echarle flores a CICIG, y al MP, pero aunque yo me uno a los aplausos, no se me olvidan los silencios, las complicidades, las metidas de pata y la negligencia de ambas instituciones.Una cosa es apoyar lo que está tratando de hacer la CICIG, y otra muy distinta es no darse cuenta que está judicializando la política y experimentando con la sociedad guatemalteca… hay preguntas que no contesta ni la CICIG ni la embajada de los USA, ni el Ministerio Público. Ejemplo:

1) ¿Quiénes son los grandes usuarios de la red de corrupción de la línea?… y no me digan que son los comerciantes chinitos de la 19 o los árabes… ¿Dónde están los peces grandes?
2) Si agarraron a Marllory Dadiana Chacón y la condenaron: ¿Dónde está la denuncia de sus socios comerciales en Guatemala? ¿Cuál es el miedito?
¿En qué bancos trabajaba? ¿Por qué no se sabe nada de la extinción de dominio de sus bienes? ¿Trato? ¿Canje por inmunidad?
3) Se habla de una lista de mega cuentas en el HSBC ¿Por qué no aparecieron los nombres de los ilustres chapines evasores?
4) Hablamos de justicia, pero tenemos memoria de pajarito ¿Qué pasó con los empresarios del lago de Amatitlán, con Juan Carlos Monzón?
5) Si la CICIG tiene escuchas de supuestos ilícitos desde el 2010, ¿por qué no los hace públicos? ¿Acaso hay momentos políticos para la aplicación de la ley?
6) Y los contratos lesivos de las mineras, jade, petróleo y níquel, ¿qué?
7) La contaminación del rio la Pasión, ¿qué? ¿Por qué el silencio de todas las instituciones del Estado? ¿Vendidos o cómplices?

Iván el “Terrible” Velázquez,  y su consorte en la lucha en contra del crimen, doña Thelma Aldana, le deben muchas explicaciones al pueblo de Guatemala.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *