Please follow and like us:

 

Por Richard Shaw

 La Constitución Política de Guatemala es un documento vivo, lleno de ideales y sueños, en sus artículos se encuentran plasmados los anhelos democráticos de un país que por siglos ha sufrido de tiranías e injusticias.

 

La Constitución que hoy tenemos es el producto de la concertación política y democrática de la sociedad guatemalteca y su representatividad es incuestionable.

La legitima representación de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, le ha dado a nuestra actual carta magna la fuerza para perdurar en el tiempo.  Este 31 de mayo de 2013, en que se cumplen 28 años de la promulgación de la Constitución, podemos decir que nuestra joven democracia esta asentada en el valor imperecedero de la ley y el derecho, pues se ha demostrado que a pesar de los nubarrones mas oscuros la Constitución Política de la Republica de Guatemala, se ha mantenido como una luz en el sendero de la democracia.

Los ochenta y ocho constituyentes que redactamos este hermoso documento le dimos vida a un visión de país,  en cada articulo buscamos la dignidad, la fraternidad y el desarrollo que son sin lugar a dudas la base de una patria digna.

A nuestra querida Constitución todavía le quedan muchos caminos por recorrer  y esta en manos de las futuras generaciones, lograr que estos se transiten bajo el amparo de la ley.

Amigo lector tenemos una Constitución Política construida con la inteligencia de las diversas fuerzas políticas del país, es producto del dialogo y la concertación y sobre todo, su legitimidad es incuestionable y aunque a muchos neoliberales reformistas les duela aceptarlo, es la base de nuestra democracia.  Sé que es perfectible y que el estado actual de cosas en Guatemala demanda que su base jurídica plasmada en la carta magna evolucione, pero antes de manosear con intereses económicos y poco representativos la actual constitución debemos conocerla a fondo, desarrollarla, respetarla y hacerla respetar en cada rincón del país.

De los 88 Diputados a la Asamblea Nacional Constituyente de 1985, solo quedamos vivos unos 60, o talvez menos. Hoy vienen a mi memoria los rostros de quienes en ese momento escribieron la historia, recuerdo a los patriarcas como Chepe Garcia Bauer y Jorge Skinner Klee, también a los bisoños como Mario Taracena, Alfredo García Siekavisa, Roberto Alejos y por supuesto a todos los compañeros de lucha.

Participar como diputado a la Asamblea Constituyente, dejo una huella en mi vida y hoy a través de  “La Asociación de Amigos de la Constitución” , los y los amigos de la Constitución continuamos divulgado sus principios y valores.

A nuestra querida constitución le deseo ¡Feliz cumpleaños! Y que cumpla muchos años más de vida democrática.

 

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *